martes, 11 de octubre de 2016

Los cactus y las estaciones

En esta entrada vamos a ver los cuidados que requieren los cactus según la estación, ya que en concreto, este tipo de plantas, son de muy variado cuidado durante el año, y debemos respetar sus ciclos para que estén sanas y fuertes.






Primavera

Es una estación de transito, ya que después del aislamiento del invierno, los cactus empiezan a volver a la vida, y debemos aumentar los riegos gradualmente, en lugares fríos se regará cada 15 días, pero si vives en un lugar cálido, con golpes de calor, debes vigilar y regar con más frecuencia en semanas muy cálidas.

La primera vez que los riegues después del parón invernal, no le añadas fertilizante, espera a que se aclimaten un poco. Después gradualmente puedes comenzar con el abonado de dos veces al mes, en el riego.

También es frecuente que en los climas fríos se lleven al interior del hogar, a invernaderos o a porches y lugares más resguardados algunos ejemplares para protegerlos de las heladas e incluso de la nieve; cuando llega la primavera hay que empezar a sacar los cactus al sol de forma gradual, si los sacas de golpe se quemarán y luego tendrán feas heridas marrones secas, incluso podría ser fatal para ellos. Puedes ponerlos en un lugar a la sombra, o sacarlos un rato al sol. Probablemente en los climas templados habrán permanecido fuera o en los porches, y poco a poco ellos mismos irán recobrando la fuerza.

A mediados de primavera (o si ves que hace calor, también al principio) podemos comenzar a trasplantar los cactus. Se puede hacer por varios motivos, porque la maceta se le quedó pequeña, porque ya llevan dos o tres años en la misma maceta, o para cambiarlos de ubicación. Es al volver a su periodo de vida cuando se deben trasplantar, ya que si se dañan las raíces  podrán sanar y dar otras nuevas.

A mediados de primavera ya es buen momento para plantar esquejes de hoja, de tallo e hijuelos, se puede adelantar si vives en un clima más cálido y las temperaturas no son tan bajas.

Es probable que tengas que fumigar, ya que en esta época proliferan las plagas. Sigue las instrucciones del fabricante, pero recuerda que algunos cactus tienen mucha sensibilidad y se les hacen pequeñas heridas, así que fumiga más levemente.



Verano

Es el periodo del año en que más debemos regarlos, en climas fríos se deben regar una vez a la semana, pero aunque no suelen decirlo en los libros, no debes olvidar que si vives en un clima cálido, por ejemplo en Andalucía, durante julio y agosto deberás regarlos ligeramente cada día (por ejemplo lluvia fina con una manguera), y una vez a la semana copiosamente, si no quieres que se mueran los días que llegamos a más de 40 grados.

Abonaremos con el agua del riego dos veces al mes, recuerda que muchos cactus florecen en verano, y la floración será más fuerte y mayor.

En cuanto al sol, es preferible que estén en lugares de sombra, o en lugares en los que les dé el sol una horas y el resto les de la sombra. Algunas especies se quemarán si permanecen al sol muchas horas, otras en cambio, lo soportan, hacen que crezcan sus espinas para protegerse, e incluso no se queman. Mi consejo es que si tienen que estar al sol, por lo menos que estén en macetas, para poder moverlos a la sombra si vemos que no les sienta bien.

Otro consejo para el sol, es que no pongas al sol los cactus nuevos, que han estado en invernaderos en los viveros, o dentro de supermercados, es peligroso, incluso letal, que de pronto los pongas al sol, es literalmente pedirles demasiado, hay que aclimatarlos  poniéndolos en el exterior a la sombra, luego se pueden ir poniendo al sol poco a poco, y posteriormente dejarlos al sol si esa va a ser su ubicación.

Es buen momento para plantar esquejes de hoja, de tallo e hijuelos.

Es una buena época para hacer injertos, pero solo a principios y mediados de verano, ya que no funcionará si ya está refrescando, las raíces tardan en crecer y necesitan tiempo y que sea cálido. Tampoco funcionará si los pones al sol.

De nuevo es un periodo para fumigar si ves plagas. Sigue las instrucciones del fabricante, pero fumiga más levemente los que sepas que son sensibles a este tipo de productos.


Otoño

Otro periodo de tránsito, al igual que la primavera, en los climas fríos reduciremos el riego cuando comience a refrescar, regando por ejemplo cada 15 días, pero, en los climas cálidos, donde el verano se extiende mucho más allá del equinoccio de otoño, no podemos ser tan drásticos, en zonas cálidas, regaremos levemente, con una lluvia fina, un día sí y otro no, y copiosamente cada 15 días. Hay que reducir los riegos en los periodos en los que llueve muchos días seguidos, el nivel de humedad es tan alto, que puede incluso ser innecesario el riego.

En los climas cálidos, todavía es necesario fumigar, ya que a principios de otoño aparecen gran cantidad de plagas.

En cuanto a la reproducción, y el trasplante, el principio del otoño son los últimos días que tienes para llevarlos a cabo si es estrictamente necesario (porque te han regalado hijuelos o esquejes de tallo, o porque tienes cactus nuevos que trasplantar), pero el esto del otoño ya no es un buen periodo para ello, al refrescar los cactus empiezan a ralentizar su actividad y por tanto, es más difícil que echen raíces o que se curen si sufren algún daño, en cambio es fácil que se pudran.

Es un buen momento para ir pensando donde pondrás los cactus que podrían helarse con la llegada del frío, para que no te pille desprevenido, ¿cuáles llevarás al interior? ¿o será suficiente con moverlos al porche o a una zona cubierta del patio?


Invierno

Si vives en un lugar con heladas debes proteger algunos cactus, para ello puedes llevarlos al interior, a un invernadero o ponerlos en una zona más protegida de las corrientes y heladas, como un porche o una zona cubierta de un patio. En las zonas donde hiela muy fuerte o nieva, se pueden proteger los cactus que están plantados en el exterior con cartón o plástico de burbujas. En las zonas cálidas, no tiene por qué haber problemas.

En esta época es cuando los cactus están en su periodo de reposo, debemos dejar de regar y abonar los cactus que estén en exterior, si están en porches o en zonas cubiertas de patios, puedes regarlos ligeramente una vez al mes, al igual que los que están en el interior. Nunca riegues con temperaturas inferiores a 10 grados.

Debemos vigilar la aparición de enfermedades, y de pudrición, debido a la humedad.

***


Espero que estos consejos os hayan servido y puedan ayudar a que vuestros cactus tengan una mejor vida.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...