domingo, 2 de febrero de 2014

Cómo hacer una hidromaceta

Hoy he estado llevando a cabo una nueva idea que he sacado del libro que estoy leyendo actualmente: Cultiva tus remedios de Mariano Bueno. Se trata de una hidromaceta, o un hidrosemillero confeccionado con una garrafa de agua. El objetivo de la hidromaceta es que las plantitas cojan el agua del fondo de la maceta, donde se va acumulando cuando se riega. Así será un riego por capilaridad, y las plantas irán cogiendo el agua que realmente necesiten. 


Para confeccionar la hidromaceta necesitaréis una garrafa de agua de plástico, un cuter, tierra, semillas y agua. Paso a contaros como hacerlo con mis propias palabras y según mi propia experiencia.


Aquí está la garrafa ya vacía y el cuter.



Lo primero que hay que hacer es cortar el asa y hacer un agujero en el tapón, ambas cosas con el cuter, así es mucho más fácil que con el cuchillo. Os recomiendo que lo hagáis despacito y con cuidado, teniendo paciencia, se corta fácilmente.



Después hay que cortar la garrafa a un tercio de la base. Curiosamente pensaba que me costaría más agujerear el tapón y me costó más esto.



A continuación damos la vuelta a la parte superior de la garrafa y la encajamos en el fondo. Si no encaja bien, corta un poquito más de la parte de abajo.



Después solo tendréis que rellenar la parte de arriba con la tierra que vayáis a usar y plantar vuestras semillas. Regaremos la primera vez el sustrato, el agua caerá abajo, y las siguientes veces, la tierra se mojará por capilaridad, cogiendo el agua de debajo. 




En mi caso, yo he sembrado perejil, ya que me he dado cuenta de que en mi terraza se cria bien, y así podremos usarlo para las comidas. Además, otra de las cosas que aprendí en el libro Cultiva tus remedios es que debemos consumir vegetales que se hayan criado en el mismo entorno que nosotros, aunque esté contaminado, porque las plantas sintetizan sustancias que les ayudan a defenderse de las agresiones externas, como nosotros vivimos en el mismo lugar estamos sometidos a las mismas agresiones, y al consumir esas plantas, esas sustancias nos pueden ayudar a defendernos de esas mismas agresiones. Y yo vivo en un lugar contaminado, porque hay una fabrica cerca, a ver si esto me ayuda.

Os dejo una imagen del libro, ya que he hablado tanto de él. Ahí podréis encontrar más información sobre la hidromaceta.


1 comentario:

cattatonia dijo...

Algo parecido me he echo yo en la oficina con 2 cajas de galletitas saladas grandes, es que si yo no estoy no las riega nadie :)

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...