miércoles, 10 de agosto de 2016

Cuidados básicos de la dionaea

En esta entrada vamos a hablar de los cuidados básicos de una de las plantas carnívoras más conocidas, la dionaea, o venus atrapamoscas. Aprenderemos algunas cosas sobre esta planta y después como hay que cuidarla para que sobreviva.






Un pequeño resumen sobre la Dionaea

La dionaea muscipula, dionaea atrapamoscas o venus atrapamoscas es una curiosa planta que atrapa pequeñas presas vivas, es una planta nativa de las zonas pananosas de Carolina del norte y Carolina del sur, en EE.UU. Se alimenta de insectos que caen en sus trampas, con el movimiento la presa roza unos minúsculos pelos que la dionaea tiene en el interior de las trampas y entonces se cierran, la presa no puede escapar debido a unos filamentos en forma de dientes que la trampa tiene en sus bordes. Si la presa escapa, la trampa se abre a las 12 horas, si no escapa es digerida gracias a enzimas que secretan las glándulas de los lóbulos. Por este motivo, no obtiene alimento del suelo, por lo que no hay que fertilizar el sustrato donde vive, sino que obtiene todos los nutrientes de las presas que atrapa.





Cuidados básicos de la Dionaea

  • Necesita muchas horas de sol directo, como mínimo 6 horas.

  • Siempre hay que tenerla en el exterior.

  • Soporta temperaturas tanto altas como bajas, igual que en su habitat natural, así que no se va a helar en invierno, ni a tostar en verano. Soporta temperaturas de más de 40º hasta -5º.

  • Para que sobrevivan debemos regarla por capilaridad, metiendo la maceta en una bandeja llena de agua destilada o desionizada. No le sienta bien el agua del grifo.

  • No debemos provocar el cierre de las trampas por curiosidad, ya que se cierran unas cinco veces antes de entrar en necrosis, es decir, si tenemos la costumbre de cerrarlas, morirán.

  • El sustrato en el que las plantemos no debe estar apelmazado, debe estar muy mullido, sino las raíces no respiran y la planta muere.

  • El sustrato que se usa es una mezcla de turba rubia y perlita. Podemos añadir un poco de vermiculita para favorecer la humedad.

  • En invierno debemos reducir los riegos por varias razones: las dionaeas hibernan, se evapora menos agua, absorben menos agua porque pierden las hojas y la transpiración es más baja. 

  • Se recomienda cortar las flores, es un desgaste de energía excesivo para la planta, solamente dejaremos las flores si queremos que den semillas.

  • Nunca, jamás, abonar la tierra, no se alimenta de los minerales ni otros nutrientes de la tierra, solo de los insectos que caza.

  • No debemos alimentarla, a no ser que le demos algún insecto muerto en ese momento, en ese caso habría que rozar el interior. Pero lo mejor es dejar que se alimenten solas. La sobre alimentación también puede matarlas porque necesitan energía para la digestión, por  eso no deberíamos alimentarlas nosotros.

  • Deberíamos cortar las hojas necrosadas, es decir, las hojas que se han puesto negras, para evitar que salgan hongos, lo que podría dañar la planta.

  • El trasplante se realiza a finales de otoño o principios de primavera.

  • La forma de reproducción más fácil es por hijuelos.




Espero que os hayan sido útiles estos consejos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...