domingo, 14 de agosto de 2016

Cómo reproducir cactus y suculentas mediante semillas en sustrato

Una de las maneras más divertidas de trabajar con los cactus es reproduciéndolos por semillas, puede servirte como experiemento, o para conseguir de una manera económica ciertos cactus que quieres, ya que puede salir más barato comprar las semillas y cultivarlas que comprar el cactus ya adulto. Hoy vamos a ver la forma más sencilla para cultivar semillas de cactus, y su rápida evolución.


Necesitaremos:

Semillas de cactus
Una maceta o bandeja para plantar las semillas
Sustrato para cactus
Pulverizador
Film transparente


¿Cómo se hace?

El mejor momento para plantarlas es durante la primavera o el verano, si vives en un clima templado, también puedes sembrarlas a principios de otoño.

Para empezar necesitaremos semillas, en mi caso he usado un sobre mixto típico de los que se encuentran en supermercados y centros de jardinería. Cómo puedes ver las eche sobre un papel de cocina para poder verlas mejor, esta cantidad corresponde a la mitad del sobre de semillas.



Ahora necesitaremos un recipiente para plantar las semillas, en mi caso he usado una bandeja reutilizada, es de champiñones, la lavé bien y la usé. No tiene agujeros, pero a los semilleros no les hace falta, porque las semillas necesitan mucha humedad. También puedes plantar las semillas en una maceta. 

Para facilitar las cosas, lo mejor es que plantes las semillas en un sustrato para cactus comprado en vez de hecho por tí, no es tan bueno para cactus adultos porque retiene mucho la humedad, ya que la arena que trae incorporada es finísima y poca, pero para las semillas es ideal. Puedes encontrarlo en centros de jardinería, en los sitios donde venden cactus lo suelen tener. 

A continuación mojamos la tierra.




Echamos las semillas, si quieres puedes intentar que tengan cierto orden, en este caso yo las eché al azar.

Luego pulverizamos para humedecer las semillas, este será su primer riego. Recuerda que los retoños de cactus o de otra planta siempre se riegan con pulverizador, si los riegas con una regadera puedes aplastarlos con el chorro y matarlos. (En el caso de que hayas escogido plantarlos en una maceta con agujeros podrías plantearte el riego por capilaridad, es decir, pones debajo una bandeja que llenas con un poco con agua, y metes la maceta dentro, la tierra absorberá el agua  que llegará a las raíces de los cactus sin dañar las plantitas.)





Cubrimos con un film de plástico de los que se usan en cocina, si no tienes puedes usar una bolsa de plástico, o cualquier plástico transparente. 




Debes colocar la bandeja en un lugar luminoso, pero nunca al sol directo, lo más adecuado es ponerla dentro de casa cerca de una ventana, te recomiendo que pruebes con varias ubicaciones hasta ver cual es la más adecuada, donde las plantitas van a ser menos molestadas, por ejemplo por las mascotas.


Las que están en algodón las veréis en la próxima entrada.

Freyja quiere saber que es esto. Mucho cuidado porque las mascotas tiran las bandejas.


Cada día levanta el film transparente y vigila si el sustrato está húmedo, si lo está vuelve a tapar la bandeja, si no está húmedo, vuelve a pulverizar agua.

Las semillas nacen muy rápido en el sustrato, más que mediante otros métodos como la germinación (ya os lo enseñaré). En la siguiente foto os enseño como están a los cuatro días de plantadas.

Cuatro días.


A los seis días de plantadas.

Seis días.


A los nueve días de plantadas.

Nueve días.


A los doce días de plantadas. Cuando ya tienen cierto tamaño (en mi caso tienen 1 cm) podemos quitar el film transparente y sacarlas al exterior, a un sitio protegido del sol, siempre a la sombra y en un lugar fresco o templado. En mi caso están en una estantería con las plantas, detrás, al abrigo de las otras plantas, reciben luz, pero no les da el sol ni el calor fuerte del verano. Eso sí, hay que vigilar su riego todos los días.

Doce días.


A los catorce días de plantadas. Y así es como están exactamente hoy.

Catorce días.

Catorce días.


Cómo veis crecen muy rápido, es posible que en la foto no se aprecie bien, pero ya tienen espinas.

El momento de trasplantarlas es cuando tengan cierto tamaño y veamos que ya tienen forma propia de cactus, lo mejor es dejarlas ahí hasta que se estorben porque no tengan espacio y la manera correcta de sacarlos es con una cuchara, sacándolos con la tierra donde están plantados, así no sufrirán ningún trauma, y se trasplantan a macetitas pequeñas o a bandejas con alveolos.

Es un trabajo muy gratificante, espero que si os gustan los cactus lo intentéis, también podría ser una actividad fantástica para realizar con niños. 


Puede que también le interese:

Cómo germinar semillas de cactus en algodón + Mi opinión: germinar en algodón versus cultivar en sustrato.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...