domingo, 13 de diciembre de 2009

Para hacer compost casero


El compost es una mezcla de residuos orgánicos que al descomponerse constituyen un alimento perfecto y natural para nuestras plantas. El objetivo de usar compost es conseguir la mayor calidad y el mejor rendimiento de nuestras plantas, y sin usar productos químicos.

El compost proporciona a nuestras plantas una gama equilibrada de todos los elementos que necesitan para su desarrollo, además sin estropear la tierra, porque no es agresivo para ella.

Para hacer el compost necesitarás un lugar donde hacerlo, esto es una compostera, si tienes un terreno o un buen patio con una zona de tierra, puedes hacerlo calvando cuatro estacas formando un cuadrado que cercarás con una red o con una tela metálica. También puede servirte un bidón agujereado. Pero si vives en una casa o en una casa sin patio o tierra, no te creas que no puedes hacerla, porque con un recipiente del tamaño de una maceta grande puedes hacer una compostera perfecta donde eches las hojas secas de tus macetas, y para ellas si no son muchas tendrás suficiente (yo uso los cubos grandes de palomitas de maíz, sin la tapadera, y me sale un compost genial).

¿Qué podemos echar en nuestra compostera?

  • Hojas secas de plantas (ojo, si tienen alguna enfermedad o plaga, no las eches, solo las sanas)
  • Tallos, raíces y cualquier parte de nuestras plantas que vayamos a tirar, secas o verdes.
  • Cáscara de huevo.
  • Posos de café.
  • Hojas de lechuga y otras verduras.
  • En las composteras grandes y al aire libre puedes echar incluso las cacas de tu gato.
  • Cáscaras de patatas, plátanos, etc.
  • Restos de hortalizas como cebolla o tomate.


De vez en cuando, si ves que está muy seco debes echarle agua, sobre todo en verano, porque lo que buscamos es que fermente y que se descomponga, si se seca no funciona.

Cuando esté listo, lo tienes que mezclar con la tierra al plantar y trasplantar tus macetas, o al plantar tus cultivos. Si lo echas antes de tiempo por impaciencia, podría quemar las raíces de las plantas, pero es fácil saber si está listo, porque todo se ha deshecho, y parece tierra, así que no hay problema.

El compost producido en una temporada estará listo para su utilización al cabo de 9 a 12 meses, dependiendo de su estado de maduración. Así, el que se inicia en verano y otoño puede utilizarse al comienzo de la temporada siguiente, en primavera, mientras que si se ha preparado en invierno, habrá que esperar casi un año.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...